Reflexión del sub-lema de agosto

El equipo de Lectura Orante del Colegio, nos acerca la reflexión sobre el sub-lema del mes de agosto: “Cuando ayudamos a liberar”.

—————————————————-

El sublema de este mes nos propone reflexionar acerca de la idea de “liberación”. Más que por idea, la liberación la entendemos a partir de la experiencia. Si alguna vez nos hemos sentido oprimidos, angustiados, atados, esclavizados, la experiencia de liberación se nos revela como la salida de estos estados negativos para encontrarnos otra vez con nosotros mismos, con nuestros deseos, nuestros sueños, nuestra libertad. Si hay liberación es porque antes hubo algún tipo de opresión, ya sea física, ideológica o del silenciamiento. Pensar en ayudar a liberar (y liberarnos) desde nuestro ser creyentes nos lleva a no poder callar ante las injusticias, los abusos de poder, ni dar vuelta la cara frente al otro que sufre.

—————————————————-

Jesús se nos muestra como el gran maestro cuya lucha cotidiana se basó en buscar la liberación de las personas. Como Él mismo lo expresa en el texto de Lucas 4, 18 “He venido a dar libertad a los oprimidos…”.

Si miramos a Jesús, Él nos da algunas claves: Jesús liberó curando a los enfermos, restituyendo el lugar de aquellos que habían sido dejados de lado y marginados, siendo voz de los más pobres, denunciando las injusticias y abusos de los poderosos.

Entonces “ayudar a liberar”, tiene mucho que ver con curar las tristezas, sanar el corazón de los que sufren, acompañar a los que están solos o dejados de lado, cuidar a los más débiles, poder decir cuando algo que pasa no nos hace bien a nosotros o a algún compañero, “ayudar” a aquellos que están pasando por algún problema, devolver la alegría a aquellos que, por algún motivo, la perdieron por un rato. Es como cuando los grandes corren a levantar a un pequeño que se cayó y le hacen “sana-sana”. O como cuando un niño se siente solo en un rincón y otros lo invitan a jugar. Ese pequeño gesto de amor cura y libera. El contacto con los otros, los gestos de cariño, de presencia, el poder decir cuando algo no nos gusta o nos duele (en lugar de callarlo), nos ayuda a liberarnos. Por eso es importante poder expresar lo que nos pasa, lo que sentimos y en estar atentos a los demás.

Equipo Lectura Orante 2013